Vive la aventura de tu vida en Noruega

¿Qué hay mejor que trabajar de lo tuyo mientras conoces un lugar increíble, personas nuevas y creces personal y profesionalmente? Atrévete a vivir la aventura de tu vida

La Aventura de tu Vida comienza con Global Working. Nosotros somos el puente que te llevará a conseguir tus objetivos. Somos una puerta hacia tu nueva vida.

Vivir en Noruega será una experiencia que te llevarás para siempre. Tienes la oportunidad de conocer un nuevo país, una nueva cultura, personas nuevas, estilos de vida nuevos, formas de trabajar diferentes…

Sabemos que mudarse no es fácil y que todo proceso lleva su tiempo. Por ello, hemos recopilado por aquí algunas experiencias de personas que ya han vivido esta aventura o que están viviéndola con el objetivo de que tengas una mayor perspectiva de lo que es vivir y trabajar en Noruega.

Conoce a otras personas que ya lo han hecho

Alejandra y Rafa

“Hei det er Rafa og Alejandra, una pareja de enfermeros que decidió lanzarse a esta aventura una mañana cualquiera durante la cuarentena de 2020. Nuestros primeros pasitos por Noruega fueron en un pueblo llamado Stryn, en la zona de Vestlandet. Hemos recorrido el país todo lo que hemos podido y, después de 2 años y poco, seguimos pensando que es la zona más bonita de toda Noruega.

Vivir tantos cambios al principio, fue un proceso duro de 2-3 meses en los que el tiempo pasaba muy lento. Una vez nos fuimos haciendo al idioma, tanto el trabajo como la vida social mejoraron considerablemente (y al idioma te haces sí o sí).

A los 10 meses nos lanzamos en busca de mejores condiciones y un sitio nuevo que explorar. Llegamos al norte, a una aldea llamada Engavågen, donde había más personas en la residencia que en el propio vecindario. Desde un primer momento, nuestros compañeros fueron muy abiertos y cada día teníamos un plan diferente que hacer. Una vez al mes, el pueblo buscaba un local y montaba una fiesta para todos. A pesar de ser un sitio pequeño, se fomentaba mucho la vida social.

Hasta entonces habíamos trabajado en centros sanitarios muy pequeños que abarcaban a un número muy alto de personas. Esto hacía que tuviéramos todo tipo de pacientes: psiquiátricos, paliativos, en rehabilitación, crónicos controlados e incluso pacientes en situaciones agudas con tratamiento intravenoso.

Después de 7 meses volvimos a sentir la necesidad de un cambio y viajamos a Berkåk, el lugar en el que nos encontramos ahora. Es un pueblo en lo alto de las montañas al que llegamos para trabajar como enfermeros a domicilio. Este invierno ha sido (y será probablemente) el más duro de nuestra vida, conduciendo entre picos nevados a -20 grados cada día, pero aun así, lo hemos disfrutado muchísimo. El ambiente laboral es realmente bueno, ahora mismo estamos participando en un torneo de quiz, donde cada centro de trabajo se presenta por equipos, ¡deseadnos suerte!

La aventura de Noruega ha sido, y sigue siendo, enriquecedora en todos los aspectos, dura a veces, pero es algo que siempre recomendamos a quien nos pregunta. Las palabras no pueden explicar la experiencia de vivir aquí, para saberlo tendrás que venir a probarlo.”

Jessica

“Mi aventura en Noruega empezó en Manger, Alver Kommune, un pueblo con 1.100 habitantes. Tras mi experiencia previa viviendo en otro país extranjero, sabía que era yo la que tenía que hacer un esfuerzo mayor para socializar. Por esto como mi hobby es correr, contacté con el ayuntamiento y me pusieron en contacto con un equipo de running. Llegué un lunes al pueblo y el miércoles ya estaba entrenando con este grupo, que me acogió de inmediato.

Mi primera asignación fue en una residencia de mayores. Es un trabajo tranquilo, donde desempeñaba tareas de enfermería que en España no haría, pero aprendí a entender su forma de trabajar y esto me ayudó a mejorar mi percepción del trabajo como enfermera en Noruega. Es cuestión de adaptarse.

Mi primera asignación duró 4 meses, tras esta, me mudé a Frekaugh, donde recibí mi segunda asignación en una residencia más grande que la anterior. Esta tenía diferentes plantas según categoría o enfermedad de los pacientes. La planta de rehabilitación me encantó. Me parece muy interesante el método que usan para rehabilitar a las personas mayores. Da igual que edad tengas, vas a recobrar tu autonomía para poder volver a tu casa lo antes posible, esto es fantástico. Cuando mejoré mi nivel de idioma empecé a trabajar en el hospital universitario de Bergen en REA de ginecología y obstetricia. Aunque después de 3 años he vuelto a España, mi viaje por Noruega aún no ha terminado, me encanta este país y mantener el contacto con la gente que he conocido en estos tres años. Ahora trabajo en el país nórdico a temporadas. Noruega, para mí, ha sido una experiencia 10.”

Noelia y su familia

“Nuestro viaje al país de los vikingos empezó a finales de abril del 2022. Mi marido, Kira (peluda de 4 patas) y yo, metimos nuestra casa en el coche y después de siete días de viaje, llegamos al pueblo que sería nuestro primer destino.

En todo este tiempo, gracias a que mi marido encontrara trabajo 100% remoto, hemos recorrido gran parte del país, ya que he tenido asignaciones cortas como enfermera en Høyanger, Leirjord, Bø i Vesterålen, Balestrand y próximamente en Bodø.

Las primeras asignaciones, fueron en “Sykehjem” es decir residencias para personas mayores, todas ellas se dividían en pacientes de corta estancia, larga estancia y demencia. Trabajando allí, mejoré mi idioma y aprendí realmente lo que significa “CUIDAR”, ya que los residentes son personas prioritarias y todas las tareas van alrededor de sus deseos y cuidados, desde hacerles el desayuno, doblar su ropa, y mantener largas charlas con una taza de café en la mano hasta darle la medicación y todas las técnicas de enfermería que conoces. A mí me gusta decir que he “adoptado abuelos”, ya que el trato es el mismo que harías con el tuyo propio.

Una vez gané la confianza y seguridad en mí misma, opté por probar nuevos puestos de trabajo como “Hjemmetjenesten” – Enfermera a domicilio y próximamente Helsehus, una especie de mini hospital con tratamientos de corta estancia.

Al tratarse de mi primera experiencia como enfermera en el extranjero, agradezco mucho haber empezado en residencias de ancianos, ya que todo es muy diferente y allí existe un ambiente muy tranquilo para aprender el idioma acompañado de su dialecto, técnicas y empezar a conocer la cultura del país.

Por otro lado, como se suele decir, una imagen vale más que mil palabras, y como Kira no puede expresar con palabras como se encuentra aquí, os dejamos una foto que lo demuestra. 

La experiencia de mi marido fue distinta a la mía, sobre todo a nivel profesional, ya que no es enfermero y tuvo que encontrar trabajo por su cuenta como ingeniero informático. No fue sencillo, pues uno de sus requisitos era que el trabajo fuera remoto a tiempo completo, lo que nos permitiría recorrer y conocer Noruega mediante mis asignaciones de enfermera. Después de tres meses y gracias al ayuntamiento de Høyanger que movió su currículum, consiguió trabajo para una empresa noruega, con la que sigue trabajando a día de hoy.

En cuanto a la vida aquí, es muy pero que muy distinta a la vida que hay en España. Ya no solo por la falta de bares o vida social, sino porque la cultura y el respeto que hay hacia todo es increíble. Aquí nadie es más ni mejor que nadie, todos ofrecen ayuda en lo que puedan y lo que más nos sorprendió es que las cosas se hacen cuando se puede; si no se puede, no da tiempo o no sabes hacerlo, no pasa nada, ya se harán en otro momento y te lo explicarán las veces que haga falta. No existe la presión ni la inmediatez a lo cual estamos acostumbrados en España.

 

Por lo tanto, si buscas crecer como persona, silencio, tranquilidad y experiencias únicas en el mundo como ver glaciares, fiordos, y vivir en plena naturaleza, Noruega es tu sitio.”

Si quieres saber más sobre la experiencia de Noelia y su familia en Noruega, visita su blog “Moviendo Tierra”.

Antonio

“Mi aventura comenzó en Abril de 2017 con el curso de noruego y la apertura de mi blog para ofrecer información (que por entonces era inexistente).

Unos meses después, en Enero de 2018, me encontraba ya en tierras nórdicas por primera vez. Comencé en Ytre Enebakk, un pueblo de los alrededores de Oslo. El comienzo no fue nada fácil, sobre todo por el idioma. De repente te encuentras en otro país, en un idioma que controlas a medias y ejerciendo una profesión en la cual la comunicación es clave. Pero después de unos meses, el idioma deja de ser un problema y es cuándo el verdadero camino comienza.

Luego de Ytre enebakk cambié de sitio, ya que mi plan era dejarme llevar un poco y así ver Noruega, y no centrarme sólo en ciudades importantes. Así termine en Hasvik, una pequeña isla al norte del país. Allí estuve un total de 7 meses antes de seguir con mi aventura en Dønna, otra isla, aunque esta vez en la zona media de Noruega, Hasselvika en Trøndelag y finalmente en Trondheim dónde me terminé quedando.

Después de 4 años en Noruega y varios centros y lugares diferentes, sentí que necesitaba dar otro paso en mi carrera ya pensando en el futuro.

Quería más comodidad y previsibilidad sobre cuándo trabajo, y así fue como conseguí mi trabajo de Consultor en una empresa de reclutamiento en Mayo de 2022 y ya en Diciembre de 2022 comencé como Administrador del sistema en la misma empresa.

El salto de enfermería a trabajo de oficina no fue tan duro como pensaba, ya que era lo que realmente quería hacer, pero puedo entender a la gente a la que no le gusta ese tipo de trabajos.

Noruega es un país increíble, lleno de naturaleza maravillosa y muchísimas oportunidades, aunque no todo siempre es de color de rosa y sale todo perfecto. Aparte del idioma, es importante venir con la mentalidad correcta para que la aventura sea satisfactoria.

Así pues, mi viaje hasta el momento ha sido de 10, aunque con un comienzo (como todos) algo complicado. ¡Y esperemos que siga siendo de 10!”

Si quieres saber más sobre la experiencia de Antonio en Noruega y sobre la enfermería del país, visita su instagram y su blog como Enfermero Noruega.

Translate »